La espera y el placer

La espera y el placer

A veces el placer se hace esperar… pero esa espera es la que nos gusta, para ponernos a tono y comenzar a excitarnos solas hasta que llegue nuestro chico, con el que culminamos en el sexo más intenso y un orgasmo delicioso y lleno de pasión.