Esperando al placer

Esperando al placer

Si nuestro chico llega a casa sorprendiéndonos de la forma más placentera, entre besos y caricias, para hacernos el regalo más erótico de día, no nos queda más remedio que recibirlo con placer. El sexo oral aumenta las ganas y la penetración culmina hasta el orgasmo.